Make your own free website on Tripod.com

11

 

MORBO, PRESUNCIÓN Y RISAS

 

Ahora sí estoy listo para echarme una moviola yo solo.

En esta ocasión comentaré sobre la película mexicana más pretenciosa y risible del año: Sexo, Pudor y Lágrimas. Recuerdo que hace varios años (¿1989?) escuché por ahí el título de la obra de teatro. Sin duda, un título que no se te olvida, pero tampoco se me olvida que se lo medio-fusilaron de una película americana que salió por aquel año: Sex, Lies and Videotape de Steven Sodherberg.

Me imagino que la puesta en escena tuvo éxito y su autor, Antonio Serrano, finalmente consiguió el dinero para convertir su obra de teatro en película. Con sólo ver el póster ya sabes que nomás no, pero mi vana esperanza en encontrar buenas películas mexicanas nuevas me empujó a pagar $30 para verla.

El planteamiento inicial es lo único rescatable, nos muestra la relación que tienen las dos parejas y sus broncas. Pero luego llega Damián Bichir (el único que actúa bien) y todo se va por el caño. Además de atiborrar las situaciones con clichés cómico-falsos, suceden situaciones increíbles. Luego de que Bichir se acuesta con la esposa (Susana Zavaleta) de su amigo, lo corre y luego la vieja se va y el otro imbécil le pide a Bichir que se quede. ¡Le pide al sancho que lo acompañe! Por cierto, que la Zavaleta está terrible como siempre, no sé quién le dijo que sabía actuar. Total se acuartelan hombres en un depa y mujeres en otro (y casualmente están en diferentes edificios pero justo uno frente al otro) y las mujeres platican sobre los hombres y viceversa. Serrano nos atiborra con pseudo-reflexiones baratísimas que sólo Paco Stanley recitaría después de darse un pericazo.

Total que se van dando cuenta que sí se quieren y se contentan. Bichir se da cuenta que no vale para tres churros y se suicida. Pero todo termina feliz.

No es posible, empezamos con comedia, luego un poco de drama, luego más comedia con drama, luego romance, luego comedia y luego drama...!no dramen!

Qué lástima, en serio, que la poca inversión que existe para hacer cine en México sirva para producir basura como esta. La intención de Serrano era hacernos reflexionar sobre las relaciones de pareja en nuestros tiempos y sólo logró: a) aburrirme, b) decepcionarme, c) lamentarme por haber pagado el boleto de entrada.

La única secuencia agradable dura 15 segundos donde están en el remolino volcánico de Ciudad Universitaria. El año pasado visité ese lugar y es realmente extraordinario, se los recomiendo.

Esta película de enormes pretenciones dramáticas es, a final de cuentas, más vacía que un salón de clases en semana santa. Es más, la canción de Aleks Syntek le quedó grande y eso es mucho decir porque, como siempre, Syntek grabó un tema en donde lo único bueno es la música. Tal vez Syntek escribió el guión de la película porque los diálogos parecen letras suyas.

 

En fin, ya viene El Coronel No Tiene Quién Le Escriba para recuperarme del shock.

 

 

pepecaudillo / 03·09·99

 

ir a la moviola anterior    ir a la moviola siguiente    ir a la lista maestra    envía tus comentarios    ir al inicio